Lau Lagun - Sanidad del gatito

Sanidad del gatito

La sanidad del gatito comprende todas las acciones que tomamos para evitar la aparición de cualquier tipo de trastorno que comprometa la salud del mismo durante toda su vida. La medicina veterinaria preventiva tiene por objeto evitar o disminuir la presencia de trastornos patógenos con lo cual se aumenta la vida del paciente y la calidad de la misma.

A lo largo de este artículo trataré de remarcar los conceptos más importantes que nos ayuden a prevenir distintos tipos de problemas.

Concepto importante

Prevención es el método sanitario más efectivo y económico para mantener la salud de un individuo. Dentro del ámbito de la sanidad trataremos tres temas fundamentales:

  • Higiene General
  • Control de Parásitos
  • Control de Enfermedades Infecciosas.

Higiene general

La higiene general implica la limpieza diaria de las instalaciones donde se aloja el gatito. En condiciones normales esta tarea se debe realizar con jabón de uso doméstico que es uno de los mejores desinfectantes que existen. Los comederos y bebederos se deben limpiar con detergentes biodegradables y enjuagarse muy bien antes de volverlos a utilizar, la bandeja sanitaria es conveniente lavarla con abundante agua caliente y lejía cada dos o tres días, y la materia fecal se debe eliminar diariamente con la palita que acompaña a la bandeja.

Cepillado

Aunque el gato es un animal extremadamente limpio, es conveniente hacer un cepillado periódico de acuerdo a las necesidades. En los gatos de pelo largo el cepillado debe hacerse en forma diaria o cada dos días (a pelo y contrapelo) para eliminar los pelos sueltos y evitar que el gato al lamerse se los trague, y se forme un bolo fecal. Hay que desenredar y tratar de deshacer los nudos o pelos apelmazados en forma muy suave, se puede utilizar para este fin un peine para nudos, que tiene filo en uno de los bordes de los dientes.

En los gatos de pelo corto esta tarea se puede hacer una o dos veces por semana, y se hace en la dirección de los pelos. Además del efecto higiénico esta maniobra tiene un efecto muy placentero para el gato. Se utilizan distintos tipos de peines de metal y cepillos de cerda dura o de alambre del tipo Carda.

El baño

El baño debe ser hecho con agua tibia y un champú que puede ser solo de limpieza o insecticida, con la condición que sea para gatos. Previamente es conveniente poner tapones de algodón en sus conductos auditivos para evitar que queden húmedos. Los baño se deben comenzar entre los 2 y 3 meses de edad, para que el gatito se acostumbre y lo tome como una práctica habitual, la frecuencia será de una vez al mes. En algunas ocasiones cuando hay problemas de piel el Veterinario puede prescribir baños terapéuticos con productos especiales. Para los gatos de pelo largo (Mestizos Europeos, Persas, Himalayos, Birmanos, etc.) puede ser necesario la utilización de una crema desenredante. La última precaución es que debe quedar bien seco para lo cual es conveniente comenzar el secado con toalla y terminarlo con un secador de aire caliente, para que no quede nada de humedad entre el pelaje, hay que tratar de utilizar un secador lo más silencioso posible para que el gatito no se asuste con el ruido.

Uñas, Orejas, Ojos, Dientes

Otras maniobras de higiene sobre el gatito serán el corte de uñas, la limpieza de orejas (solo la parte exterior), ojos y dientes, que serán enseñadas por el Veterinario en las primeras visitas, todo esto debe ser hecho desde muy pequeño para que el gatito se acostumbre con estas prácticas y las acepte naturalmente.

Todas estas tareas destinadas al aseo del gatito si bien no son imprescindibles, ya que él se puede arreglar solo, las recomiendo especialmente, para lograr parte de la socialización necesaria para una buena convivencia posterior, además hará que usted se familiarice con la anatomía externa de nuestra mascota, lo cual facilitará la detección precoz de cualquier anormalidad en el futuro.

Control de Parásitos

Las enfermedades parasitarias, son producidas por distintas familias de parásitos que van desde agentes muy pequeños solo visibles al microscopio hasta los visibles a simple vista. En la práctica podemos dividir las enfermedades parasitarias en Externas e Internas, las externas son las que parasitan la piel, pelos y uñas (también se incluye al conducto auditivo externo), las internas afectan los distintos órganos o sistemas del cuerpo por ejemplo, encontramos parásitos en:

Sistema digestivo, Sistema cardiovascular, Sistema Respiratorio, Sistema Urinario.

Parasitosis Intestinales

Las parasitosis intestinales del gato son las más frecuentemente encontradas en esta especie. En las distintas porciones del intestino podemos encontrar tres tipos de parásitos: los redondos, los planos y los microscópicos (Protozoarios). Como vemos en el siguiente cuadro cada tipo tiene a su vez varias familias.

  • Redondos (Áscaris, Anquilostoma, Uncinaria, Trichuris, Capillaria)
  • Planos (Tenias, Dipilidium)
  • Protozoarios :Coccidios, Giardias

Como en general para las enfermedades parasitarias no existen vacunas, la prevención se hace en base a dos acciones particulares:

  1. Detectar el parásito en el huésped (nuestro gato)
  2. Evitar que el parásito llegue al huésped

La detección del parásito (en cualquiera de sus estadios en el huésped) se hace en base a la observación directa del parásito adulto, o a la búsqueda de los huevos por medio de análisis de materia fecal. El hecho de no encontrar parásitos adultos o huevos en la materia fecal no significa que el gatito no los tenga, los parásitos adultos rara vez aparecen en la materia fecal o en algún vómito, y hay fases en las que no eliminan huevos, entonces no se observan en el análisis.

Para evitar que el parásito llegue al gato se debe conocer muy bien su ciclo de vida, por ejemplo por cuantos estadios pasa, si tiene o no agentes intermediarios, que medio ambiente lo favorece etc. Estos conocimientos son fundamentales para hacer un correcto manejo sanitario de la parasitosis. Otro concepto muy importante es que en general cada familia de parásitos se trata con medicamentos específicos, que no son efectivos para tratar otras familias. Por lo tanto el manejo sanitario unido a la medicación específica son únicos para cada tipo de parásito. El análisis de materia fecal(AMF) se hace recogiendo las heces durante tres días seguidos o alternos en un frasco esteril de orina.

Conceptos importantes

No ver parásitos adultos o tener un AMF negativo no asegura que no haya parásitos. Cada parásito tiene su ciclo de vida particular y hay que conocerlo para hacer el correcto manejo sanitario. Los antiparasitarios son específicos para determinadas familias de parásitos y no deben utilizarse a ciegas.

Control de enfermedades infecciosas

La prevención de las enfermedades infecciosas tiene una diferencia importante con respecto a las parasitarias, y es que para algunas de estas enfermedades se puede utilizar un producto específico llamado vacuna que protegerá a nuestro gatito si se cumple con algunas condiciones como vamos a ver a continuación.

Para las enfermedades producidas por virus la vacunación es de fundamental importancia ya que para las virosis no existen tratamientos médicos específicos, por lo tanto el organismo es el único que puede contrarrestarlascon su sistema inmunológico.

Las vacunas se pueden aplicar con inyecciones subcutáneas generalmente o por vía nasal como es el caso de la vacuna contra la Peritonitis Infecciosa Felina. El organismo huésped (en este caso el gato), hace una reacción contra estos microorganismos de la vacuna, que se llama respuesta inmunológica, que consiste en fabricar células que reconocen ese agente extraño y también fabrican un producto que se llama anticuerpo que ayuda a su destrucción. Cuando el gato que ha sido vacunado, se enfrenta al agente patógeno verdadero (contagio), su sistema inmunológico lo reconocerá y podrá contrarrestarlo mediante los anticuerpos formados a partir de la vacunación.

Entonces una vacunación efectiva requiere dos componentes:
- Un buen Antígeno (Vacuna)
- Una buena respuesta inmunológica de parte del huésped.

En el gato se utilizan varias vacunas a partir de los dos meses de edad.
Las vacunas que se utilizan en el gato son las siguientes:

La Trivalente Felina, que esta compuesta por tres virus (pueden ser a virus vivo atenuado o virus muerto), que son: el virus de la Rinotraqueitis viral felina, el Calicivirus felino y la Panleucopenia felina. Algunos laboratorios incluyen también a la bacteria Clamidia psitachi, lo que la convierte en cuádruple. La vacuna contra la Leucemia Felina (VLF), esta vacuna de compleja tecnología contiene las fracciones del virus que estimulan distintos aspectos de la inmunidad. La vacuna contra La Rabia (VAR), de virus vivo modificado. La vacuna contra la Peritonitis Infecciosa Felina (VPIF), es  virus vivo modificado termosensible, solo se reproduce a baja temperatura de 31 a 35º. Esta vacuna se aplica por vía intranasal. Esta estimulación vacunal se debe repetir periódicamente para mantener el sistema inmunológico entrenado, para nuestras mascotas este lapso es de un año por lo tanto se deben repetir anualmente, cada una de estas vacunas en dosis únicas. Hay que pensar que nuestra mascota puede estar en contacto con estos agentes patógenos en diversas oportunidades.

Algunos se hallan en el medio ambiente, y aun para los que no salen a la calle, existe la posibilidad de que nosotros mismos transportemos en nuestros zapatos o ropas estos microorganismos. También es posible que nuestro gato que siempre estuvo en un piso, nos acompañe en alguna salida vacacional, o que tengamos que dejarlo en una residencia o que le traigamos un nuevo compañero felino, o que hayamos estado de visita en casa de algún amigo que también tiene gatos.

Todas estas son circunstancias que hacen que nuestro gato esté en contacto directa o indirectamente con otros gatos. Es totalmente falso que un gato de edad avanzada no deba vacunarse más por "ser viejito". En este momento de la vida es cuando el sistema inmunológico necesita más estímulo para funcionar correctamente, por lo tanto estas revacunaciones anuales deben hacerse durante toda la vida del gato.

Recomendaciones finales sobre las vacunaciones:
Cuando se compra un gatito en un criadero o comercio de venta de animales se debe exigir el certificado de vacunación correspondiente extendido por un  Veterinario, estos certificados deben tener los datos del propietario (nombre, dirección y teléfono), del animal (para poder identificarlo con seguridad) y del veterinario (nombre, dirección, teléfono y matrícula). Si no se cumple con este requisito, hay que considerar que el gato no está vacunado.

En dos oportunidades solamente no es recomendable vacunar un gato, si está enfermo o si es una hembra preñada, en el primer caso porque consideramos que el gatito está con un déficit inmunológico momentáneo y en el segundo caso (esto es para vacunas de virus vivo atenuado) porque podría afectar a los fetos, produciendo malformaciones o abortos. Como se observa, el acto de la vacunación debe llevar siempre una revisión clínica previa realizada por el Veterinario a fin de determinar si el paciente está en condiciones de recibir la vacuna.

No se debe llevar al gatito a lugares donde pueda estar en contacto con otros gatos hasta que tenga ya las dos dosis de Vacuna. No se debe bañar al gatito durante los 10 días siguientes a la vacunación, porque esto puede producir un estrés que disminuiría la respuesta a la vacuna. Por último, el acto de la vacunación es uno de los contactos habituales entre el propietario y su gato con el Veterinario; y es una excelente oportunidad para que haga todas las preguntas que considere necesarias para el mejor cuidado de su mascota. Estas visitas periódicas son muy importantes durante toda la vida del gato, ya que muchas veces a través de la revisión clínica se pueden detectar diversos problemas (bucales, renales, mamarios etc.) en forma temprana, lo cual favorece enormemente el manejo de los mismos.

Por lo tanto su usted tiene uno o varios gatos no desaproveche estas oportunidades de consultar a su Veterinario.

Conceptos importantes:

  • Una vacunación exitosa requiere una buena vacuna y una buena respuesta inmunológica del gato.
  • Todas las vacunas se deben repetir anualmente y durante toda la vida del gato.
  • No se debe vacunar si el gato está enfermo o estresado.
  • En general no se recomienda vacunar las hembras preñadas en especial con vacunas de virus vivo.

Ultimas noticias

Donde estamos

Clinica veterinaria Lau Lagun
Calle de los Jardines 5
28514 Nuevo Baztán
Madrid

Tlf: 918726149

Urgencias: 638193215

info@laulagun.es

Recibe nuestro newsletter: