Lau Lagun - La perdida de audicion en las mascotas

La perdida de audicion en las mascotas

La pérdida completa de audición se llama sordera, y puede ocurrir en uno o en ambos oídos. A la sordera de ambos oídos se la llama bilateral, y la de un solo oído se denomina unilateral o hemisordera.

También puede suceder que el perro tenga un umbral de audición mayor respecto a los animales normales en uno o en ambos oídos, denominándose a esta condición sordera parcial (hipoacusia) de uno o de los 2 oídos.

Causas de sordera en perros y gatos

Las causas de sordera pueden ser divididas en 2 categorías principales: sorderas de conducción y sorderas sensorioneurales. La sordera de conducción se observa cuando existen trastornos en la transmisión de la vibración del sonido hasta el oído interno y a la vía auditiva. Cualquier defecto o enfermedad que afecte el canal auditivo externo, la membrana timpánica, los huesecillos auditivos y/o el oído medio puede ser causal de una sordera de conducción.

La sordera sensorioneural se produce cuando existen anormalidades en las estructuras del oído interno, en el nervio coclear y/o la vía auditiva en cualquier parte de su trayecto hacia la corteza cerebral. Las causas principales incluyen sordera hereditaria, daño neuronal por sustancias ototóxicas (antibióticos como la gentamicina o diuréticos como la furosemida) o sordera senil.

La sordera hereditaria ha sido descrita en numerosas razas de perros y en gatos. Se debe a la degeneración de las estructuras del oído interno y las neuronas del ganglio espiral. Este proceso tiene lugar durante la maduración posnatal del sistema auditivo. Los signos clínicos se manifiestan entre las primeras semanas y los 2 primeros meses de vida. Se ha asociado una mayor predisposición a la sordera hereditaria en perros con manto predominantemente blanco, gris azulado o manchado. Las razas afectadas con mayor frecuencia son: Dálmata, Setter inglés, Pastor australiano, Border collie y Shetland, pero se ha descrito en al menos en 54 razas, incluyendo al Dogo argentino, Dogo Alemán , Boxer, Bull terrier y Cocker spaniel, entre ellas. Se asume que la sordera hereditaria en los perros es predominantemente de tipo dominante; sin embargo, en el Bull terrier se describió una herencia recesiva.

Breves conceptos acerca de la herencia de la sordera en perros y gatos:

La herencia de enfermedades, anomalías o rasgos genéticos se describe: a) por el tipo de cromosoma en que se encuentre el gen anormal (cromosoma autosómico o cromosoma sexual); y b) por si el rasgo es dominante o recesivo. Las enfermedades autosómicas (como por ejemplo, la sordera) se heredan a través de los cromosomas no sexuales, y las enfermedades ligadas al sexo se heredan a través de uno de los "cromosomas sexuales", el cromosoma X (las enfermedades no se heredan por medio del cromosoma Y).

La herencia dominante se presenta cuando un gen anormal de uno de los padres es capaz de causar la enfermedad, aunque el gen paralelo del otro padre sea normal. El gen anormal ejerce el dominio sobre el resultado del par de genes. La herencia recesiva se presenta cuando ambos genes deben ser anormales para producir la enfermedad. Si únicamente uno de los genes del par es anormal, entonces la enfermedad se manifiesta levemente (animal con hemisordera o hipoacúsico) o no se manifiesta. En otras palabras, el gen normal del par puede suplir la función del gen, de modo que se dice que el gen anormal actúa de manera recesiva. Sin embargo, un animal con un solo gen defectuoso se denomina portador, lo que indica que el trastorno puede pasar a los cachorros. Ambos padres deben ser portadores para que el cachorro sea sordo.

Ultimas noticias

Donde estamos

Clinica veterinaria Lau Lagun
Calle de los Jardines 5
28514 Nuevo Baztán
Madrid

Tlf: 918726149

Urgencias: 638193215

info@laulagun.es

Recibe nuestro newsletter: